martes, 17 de agosto de 2010

Mercancías “for the belly” y mercancías “for the back”

La antigua máxima inglesa que reza “Food for the belly, and clothes for the back” expone de manera escueta pero precisa la principal división entre los bienes de consumo, sobre la que operará una recomendación de política económica diferente en cada caso.

Por un lado, las mercancías que conformaban los alimentos de la población, principalmente granos y carnes (“food for the belly”) debían poder ser accesibles a un bajo precio y la política intervendría en el mercado cuando los precios subieran, a través de trabas o prohibiciones a su exportación. Las “Corn Laws” inglesas, que tanto influyeron sobre la discusión y el pensamiento económico clásico, eran una manifestación de esta política económica.

Por otro lado, los bienes de consumo de tipo industriales, entre los que en Inglaterra se destacaban los textiles (“clothes for the back”), eran tratados de forma diferente, promoviendo su exportación y asegurando un precio suficientemente elevado en el mercado interno, asegurando de esta forma los beneficios de la industria manufacturera.

Uno de los primeros defensores de esta división entre mercancías fue Gerard Malynes quien proponía en su Lex Mercatoria de 1622 que era conveniente que los precios de las mercancías “for the back” fueran altos más bien que bajos, y al contrario para las mercancías “for the belly”, pues “en los países en los cuales las mercancías están baratas el comercio es escaso y se adolece de falta de dinero” dado que:

“El comercio no se desarrolla donde las mercancías son baratas, pues la baratura proviene de la poca demanda y de la escasez de dinero, que abarata las mercancías. Y lo contrario incrementa el comercio, si existe dinero abundante y las mercancías encarecen, pues entonces aumenta su demanda”

No hay comentarios:

Publicar un comentario